Saltar al contenido

Anny Lee descubre que es una lesbiana ninfómana y termina contratando a un prostituta transexual


 

Desde que Anny Lee supo que tenia deseos sexuales por personas de su mismo sexo, trató de buscar ayudar creyendo esto era un problema, pero termino dándose cuenta que no tenía nada de malo, de hecho comenzó a conocer a muchas mujeres con las que termino tijereando en su propia cama. El problema fue que sus deseos sexuales eran cada vez más frecuentes, no paraba de buscar compañeras sexuales. Llego un punto en el que quería estar cogiendo varias veces por día, solo que tenía la necesidad de que cada encuentro fuera más intenso que el anterior.
Su ninfomanía la llevo a contratar a una prostituta transexual de nombre Patricia Bismark, quien le prometió que iba darle unos orgasmos inolvidables. Se vieron en un hotel en las afueras de la ciudad, pues Anny temía que algún familiar o amigo la viera cumpliendo sus depravaciones. A pesar de ser su primera vez con una travesti, Lee interactuó con ella con mucha naturalidad, la besó y tocó como si fuese una mujer biológica, pero pudo disfrutar de la rica verga que Patricia tiene entre las piernas. Incluso Bismark termino eyaculando sobre la cara de su clienta, quien uso el semen para embarrárselo por toda la cara como si fuera una mascarilla.