Saltar al contenido

La princesa Jessy Dubai tiene sentimientos lésbicos por una de sus damiselas


 

La princesa Jessy Dubai tiene a su servicio varias damiselas que se encargan de atenderla, desde peinarla, limpiar su habitación e incluso bañarla. Su padre el rey Jafar le ha ordenado a su hija casarse con un hombre mucho mayor que ella, para reafirmar un trato un político que tienen ambos líderes.
El gran problema es que Jessy no desea unirse en matrimonio con un hombre desconocido, además de que ella es lesbiana de closet y tiene sentimientos por una de una de las damas que le atienden. A pesar de esto, va a tener que acatar las órdenes de su padre, y justamente el día de la boda le pidió a la damisela de la que está enamorada, que le ayudara a arreglarse las uñas para la ceremonia. Lo que la princesa no sabía es que esta chica también sentía algo por ella, y cuando le estaba haciendo el manicure, le confesó a la hija del rey sus deseos lésbicos, esto provoco que ambas se mirasen a los ojos, sabiendo que no podían perder la oportunidad de hacer el amor antes de que fueran separadas para siempre; así que se fueron despojando de sus prendas árabes y comenzaron a tocarse como solo dos hembras saben hacerlo.