Saltar al contenido

Mi prometida Jessy y yo empezamos a pelar por una tontería y terminamos cogiendo


 

Mi prometida Jessy Dubai y yo fuimos a una fiesta con otras parejas de amigos, y estando ahí una chica comenzó a coquetearme, sin embargo yo no le seguí sus jueguito, pero mi novia se enfadó demasiado y tuvimos que regresarnos a la casa. A penas cruzamos por la puerta ella se puso a gritarme y a reclamarme que como era posible que estuviera coqueteando con esa putilla enfrente de todos. Yo le respondí que no lo hice, pero seguía muy enojada y me pegó con una almohada; eso me hizo enfadar y la tome de las manos y la tumbe sobre el sofá. Tenerla sometida y estar encima de ella me puso bien cachondo, así que intente darle un beso pero se rehusaba hasta que termino cediendo. Entre la ira y la calentura pasamos un momento muy excitante, pues por una parte queríamos lastimarnos el uno al otro, pero al mismo tiempo estábamos muy excitados.
Jessy no llevaba sostén debajo de su escotado vestido, por lo que me fue muy fácil sacarle las tetas y chuparle los pezones, luego ella me dio una buena mamada, y yo se la devolví comiéndole la polla. Finalmente me pidió que la hiciera mia, así que la penetre a pelo, para que sintiera el poder de mi riata.