Saltar al contenido

Kylie se acordó de la última vez que cogió y no pudo aguantar las ganas de Masturbarse

▼ Leer Más ▼
Kylie se encontraba sola en casa, preparándose algo de comer cuando se puso a pensar en la última vez que hizo el amor con su novio y como éste la subió a la barra de la cocina, utilizando sus músculos brazos. El recordar el miembro de su chico penetrando su estrecho ano, hizo que ella dejará de cocinar y se subiera al mismo sitio donde había cogido con su macho y comenzará a tocarse; pero el estimularse con sus manos no era suficiente, necesitaba que su punto g fuese tocado como la última vez que tuvo sexo, así que sacó de uno de los cajones de la cocineta, un consolador morado, el cual se introdujo en el culo, para montarlo como si fuese la polla de su novio.