Saltar al contenido

Le pagó a su Sirvienta para que se dejara manosear pero no sabía que ella tenía pene

▼ Leer Más ▼
El señor Osaka solía contrataba sirvientas latinas para que arreglaran su casa, pero el cabrón las obligaba a ponerse un traje muy sexy que hacía que se les vieran las nalgas cuando se agachaban a recoger. Ya cuando lograba que las chicas le tuvieran confianza, les ofrecía dinero para que se dejaran manosear y en algunos casos se las cogía. La ultima chica que contrató se llamaba Demii Nova y era una latina gordibuena, que no le importo en lo más mínimo que tener que llevar una traje de sirvienta demasiado sexualizado, igual le iban a pagar muy bien. Cuando estaba en la habitación de Osaka limpiando los pisos, sintió la presencia de alguien detrás suyo, y al voltear vio a su jefe mirándola con una mirada lujuriosa y le dijo: “ok pervertido, si quieres un pedazo de esto, vas a tener que pagarme mucho plata”. El tipo se sorprendió al ver la actitud de su nueva mucama, pero aceptó, y le dio 500 dólares, entonces se subieron al sofá y él se puso a tocarla y al bajarle la tanga se topó con una verga en lugar de un coño, y aunque su primer instinto fue hacerse para atrás, acabo mamándole el pene a Demii.