Saltar al contenido

Mi novia no recoge la casa y le tuve que dar una buena lección


 

Ya estaba harto de que llegar a mi trabajo y encontrar a mi esposa recostada en el sillón mirando la televisión sin haber recogido la casa, ni haber preparado nada para comer; por eso esta vez llegaría y le daría la lección que merece.
Entré y de nuevo la vi ahí acostada perdiendo el tiempo viendo telenovelas colombianas, me moleste mucho y fui hacia donde estaba y comencé a reclamarle que no hacía nada en la casa, no lavaba trastes, no apoya económicamente, etc. Para mi infortunio ella es demasiado manipuladora, y en vez de entender mis quejas, me tomó del brazo y me dijo que si me daba una mamadita para que me calmará; eso solo hizo que me enfadara más, pero ella continuaba jalándome del brazo y como llevaba puesta solo una tanga morada y un playera amarrilla, termino por convencerme de que íbamos a fornicar. Solo que esta vez me encargaría de castigarla como se merece. Por lo que cuando llevó mi miembro a su boca, se lo metí hasta el fondo de su garganta profunda, tenía que hacerle saber que yo era el que mandaba. Luego la puse de perrucho y la penetre sujetándole del cabello para que no pudiera defenderse.