Saltar al contenido

Contrate una ladyboy para tener sexo y rozamos nuestros penes para masturbarnos

▼ Leer Más ▼
Una noche me subí a mi carro y salí en busca de una buena ladyboy con la que pudiera deslecharme y reventarle su culo con pene. Pase por una calle Riverside donde se suelen poner las chicas de la noche, me encontré con una linda kathoey que llevaba un vestido morado muy rabón, al instante supe que ella sería la elegida para devorarme la polla; la aborde y tras acordar un precio, se subió a mi auto y nos fuimos a un motel.

En la habitación ella me dijo que tomaría el control, me dijo que me sentara en una silla, mientras se bajaba la parte superior del vestido, mostrándome sus tetas operadas,  que lucían de maravilla. Me hizo quitarme la playera y me amarró las manos con un frazada, luego se puso delante de mí con una mirada muy bribona; me bajo los pantalones y se quitó su tanga negra, después se colocó de rodillas y comenzó a chuparme la polla, al cabo de unos minutos ella ya la tenía bien parada por lo que junto mi miembro con el suyo; eso de verdad me excito, por lo que me desamarré y la acosté boca arriba sobre la cama, y continúe dándonos una masturbación doble, el rozar de nuestros era demasiado placentero.