Saltar al contenido

Mi esposa se fue y Me cogí a nuestra Sirvienta Ladyboy

▼ Leer Más ▼
Mi esposa y yo fuimos de viaje a Japón, de donde ella es originaria, como nos quedarías por más de un mes, decidimos contratar una sirvienta para que limpiara la casa, sin embargo, creo que cometimos el error de elegir una japonesa demasiado linda. Un día que mi esposa salió a visitar a su madre, yo me quede solo con la chica, que llevaba un vestido negro muy rabón, que me permitía ver su diminuta tanga, y fue ahí cuando me percaté de que ella no era una mujer, sino una de esas famosas shemales; eso me confundió un poco, pues tenía un culo de maravilla que cubrían un par de huevos escondidos bajo su ropa interior.

Ella empezó a mirarme de manera muy lujuriosa, sabía que deseaba mi verga, por lo que me puse de pie y me le acerque por detrás, restregándole mi polla en sus ricas nalgas. Luego me puse a manosearla, tocándole cada parte de sus curvas, hasta que llegue a su entrepierna, donde me esperaba su miembro erecto, que sobresalía de su tanga. Fue entonces que el demonio perverso que vive dentro de mí se apoderó de mi cuerpo, quitándole toda la ropa a aquella bella ladyboy, que me dejo volverme mi puta, follándomela en cantidad de posiciones sexuales, sin usar preservativo, para poder sentir su ano contrayéndose sobre mi pito.