Saltar al contenido

Nos metimos a bañar y ella no pudo resistir arrodillarse y darme una mamada

▼ Leer Más ▼
Nos íbamos a duchar como lo hacíamos cada mañana al despertar, solo que en esta ocasión lleve mi videocámara para que nuestros seguidores puedan ver la magia que sucede cada vez que entramos juntos a la tina. Pues no hay mejor manera que comenzar el día haciendo el amor con tu novia travesti, que se levanta con una rica erección al igual que tú.
El ruido del agua caer a través de su perfecto cuerpo es la música de fondo ideal para tener sexo con Daisy; por supuesto que no pasa ni un minuto cuando comienzo a tocarla, primero ese par de senos que me fascina chupar. Pero como es costumbre ella siempre toma mi mano y la baja hasta su entrepierna, para que pueda estimular su polla. Ver el placer que está sintiendo en su rostro mientras la masturbo no tiene precio, podría pasar horas jalándosela, hasta hacerla eyacular, pero ella también disfruta de darme placer a mí. Así que se arrodillo ante mí y se llevó mi pene a su boca como si fuese un regalo divino, dándome una de las más ricas mamadas que he recibido en mi vida, a tal grado que en menos de 10 minutos, termine viniéndome en su cara.