Saltar al contenido

Trans Madura aprovecha la oportunidad de follarse a su inocente amiga mujer


 

Daniela siempre ha sido una gran amiga y debido a esto no faltan las personas malas que se aprovechan de su bondad, como es el caso de Alondra, una madura travesti que tiene gustos lésbicos. Una noche que salieron a beber y la señora aprovecho la oportunidad para seducir a la inocente mujer; estaban platicando tan a gusto que no se dieron cuenta que un cabrón mesero les hecho algo en sus bebidas.
Cuando volvieron a su casa, pues eran roomies, la pobre chica notó que su compañera tenía una erección enorme, y fue ahí cuando la rubia tuvo que ofrecerse para bajar ese pene. No sabía si era lo correcto pero como su amiga mayor le pidió de favor que le ayudará, tuvo que ceder y ambas se fueron a una habitación de su hogar, y se pusieron a fajar, tratando de que Alondra perdiera la erección. Lo que no sabían era que el sujeto del bar les había echado una sustancia para que se excitarán y cuando menos se dieron cuenta ya estaban tocándose la una a la otra, al punto de que terminaron desnudas sobre la cama, dándose sexo oral mutuo. Pero como la calentura no se les bajaba, la doña lesbiana se puso en su rol de activa, penetrando a su dulce amiga, que no pudo decir que no.