Saltar al contenido

Militar regresa a su natal Brasil y contrata una Prostituta Transexual para chuparle la polla


 

Tras 20 años en la fuerza área decidí retirarme del servicio militar como teniente, pase la mayor parte de mi viviendo en Estados Unidos como ciudadano americano, pero ahora que renuncie he vuelto a mi natal Brasil para rencontrarme con mis padres y mis hermanos. Fue un momento muy lindo poder verlos después de tanto tiempo, sin embargo lo que más extrañaba eran las voluptuosas mujeres de mi país, no me malinterpreten, las americanas son muy bonitas, pero no hay como un par de nalgas brasileñas para calmar mis ansías de coger.
Tome algo del dinero que me dieron por haberme retirado y llame a una prostituta transexual, pues tenía ganas de comer polla y penetrar un buen culo que apretará mi miembro como solo las travestis saben. Llego a los minutos una morena alta, culona, de buenas tetas y con una cara de mamadora imperdible, tal como me gustan las putas. Yo estaba echado en el sofá, y le pedí que se acercara hacia mí para poder sentir sus glúteos con mis propias manos. Luego de manosearla me arrodille, succione su pene y ella el mío. Cuando ya me estaba palpitando la reata, la empale sobre el sillón, dejándosela ir sin preservativo, pues tenía ganas de sentir mi verga abriendo su ano.